Concentración en repulsa por la violencia de género y por el crimen de Caridad Pérez

Representantes de los grupos políticos de la corporación local, funcionarios, personal laboral y vecinos y vecinas de Narón participaron en la concentración celebrada esta mañana para condenar los actos de violencia de género y en recuerdo de una de las víctimas de esta lacra social, Caridad Pérez, vecina de la parroquia del Couto asesinada al pasado 29 de diciembre y cuyo marido fue detenido por su presunta implicación en el crimen.

Los asistentes guardaron tres minutos de silencio a las puertas del Ayuntamiento a partir de las doce del mediodía como medida de repulsa y en señal de duelo.

El regidor local condenó cualquier manifestación de violencia, en particular en esta ocasión la de género, e incidió en que Narón "es una ciudad habitualmente tranquila, por lo que el hecho de que sucedan estas cosas nos deja, se cabe, aun más perplejos". 

Blanco lamentó el suceso y subrayó la necesidad de "concienciar a la sociedad para que se entere de que esto no puede seguir de este modo y a las autoridades de que tienen que tomar más medidas aún para que esto no se repita". Al tiempo el alcalde destacó la importancia de "dejar que la justicia actúe, que es cuanto podemos pedir".